Reparar una cisterna es muy fácil siguiendo estos sencillos pasos

Reparar una cisterna es muy fácil siguiendo estos sencillos pasos

Las cisternas del WC suelen ser uno de los elementos que más quebraderos de cabeza provocan, dado que su uso es continuado a lo largo del día y, con el paso del tiempo, el sistema de engranajes que incluye puede sufrir averías o roturas que convenga reparar para un correcto uso. Aun así, antes de llamar a un especialista en bricolaje hogar o tirar la casa por la ventana por desesperación y optar por la compra de inmuebles nuevos, trata de localizar el problema que le aqueja, dado que la solución podría estar a tu alcance de forma sencilla y sin mayores gastos que el comprar algún repuesto para reparar la cisterna.

¿Qué le pasa a mi cisterna?
El problema más común es que exista una pérdida excesiva de agua o que la cisterna haga ruidos extraños. Solucionarlo es más sencillo de lo que piensas, dado que la mayoría de averías se producen por culpa del flotador que controla la entrada y salida de agua y bastaría con comprar un nuevo flotador y sustituirlo. Con ello, unos alicates y una llave inglesa serán tus principales aliados, aunque no debemos dejar muy lejos la fregona por si acaso.

¿Qué hacer si sale poca o mucha agua?
1. Cierra el paso de agua para poder trabajar sin agobios y vacía el tanque por completo para una mayor maniobrabilidad.

2. Retira la tapa, para lo que tendrás que desenroscar la válvula de descarga.

3. Sustituye la válvula de llenado o flotador, sea cual sea el caso. Es muy sencillo y como tendrás que retirar el antiguo, no te será complicado fijar el único tornillo que lleva en la posición correcta.

4. Coloca de nuevo la tapa, enrosca bien la válvula de descarga y a disfrutar de tu rincón favorito del hogar, siempre que la naturaleza llame a tu puerta.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación así como para tareas de análisis. Al continuar navegando, entendemos que acepta el uso de cookies

¿Qué son las cookies?

Una cookie es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerlo. El conjunto de cookies nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no.

Las cookies son esenciales para el funcionamiento de Internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándonos la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, si son activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores.

¿Que tipo de cookies utiliza esta página web?

Cookies propias: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio gestionado por el editor y desde el que se presta el servicio solicitado por el usuario.

Cookies de terceros: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio no gestionado por el editor sino por otra entidad que analiza los datos obtenidos.

Cookies persistentes: son un tipo de cookies en el que los datos siguen almacenados en el terminal y pueden ser accedidas y tratadas por el responsable de la cookie.

Cookies de analítica web: a través de la analítica web se obtiene información relativa al número de usuarios que acceden a la web, el número de páginas vistas, la frecuencia y repetición de las visitas, su duración, el navegador utilizado, el operador que presta el servicio, el idioma, el terminal que utiliza, o la ciudad en la que está asignada la dirección IP. Información que posibilita un mejor y más apropiado servicio por parte de esta web.

Aceptación del uso de cookies.

Asumimos que usted acepta el uso de cookies. Sin embargo, usted puede restringir, bloquear o borrar las cookies de esta web o cualquier otra página a partir de la configuración de su navegador.

A continuación le mostramos las páginas de ayuda de los navegadores principales: